Teamwork, daily serious play​

* indicates required

También en tu Red Social

En Kindle y Papel

Activa tu inteligencia emocional

y relanzarte ​con La Palanca del Éxito S.L

Suscríbete al blog

y consigue gratuitamente el ebook 

Es asombrosa la riqueza de oportunidades que nos presenta la vida, a diario, para desplegar habilidades y competencias (técnicas y no técnicas) en el ámbito laboral.

 

Especialmente se producen oportunidades de trabajo en equipo.

 

Lo que ocurre es que no tenemos bien entrenado "el ojo de la consciencia" para poder verlas con claridad, ya que nos han educado más en la individualidad que en la cooperación.

 

Y eso se sigue promoviendo consciente o inconscientemente en las organizaciones, cuando se buscan culpables, por ejemplo.

 

O incentivando objetivos con premios individualizados.

 

O diciendo a alguien "esto es problema tuyo, apáñate".

 

O tratando de dividir a las personas en lugar de unirlas, creyendo que eso es bueno para el jefe o la empresa, por citar solo algunos ejemplos.

 

Pero claro, esto es quedarse en una empresa como grupo, no como equipo.

 

Recordemos que la diferencia sustancial, entre grupo y equipo, está en si las personas sienten que comparten un mismo proyecto (que pertenecen a un orden superior) y se encuentran comprometidas con una misión común que les dirige al éxito.

 

Metafóricamente hablando, sería como si cada sujeto del conjunto uniese sus fortalezas para formar una entidad mayor, llamada "racimo", que tiene como finalidad enriquecer la planta (empresa) con su fruto, junto con otros racimos (departamentos o equipos).

 

Y esto, en una empresa, marca la diferencia entre la mediocridad y la excelencia.

 

Por eso quizá algunas empresas, más conscientes de ello, organizan sesiones de formación, talleres, donde se generan situaciones artificiales para trabajar en equipo.

 

Y no digo que no haga falta hacer este tipo de formaciones, por supuesto que se deben hacer, si así lo consideramos.

 

Lo que quiero decir es que, en realidad, "solo" hace falta subir un punto el nivel de consciencia, individual y colectivo, para aprovechar esas oportunidades que nos brinda la vida a diario, de forma tan generosa, para trabajar en equipo.

 

Porque si no somos conscientes de nuestra conducta organizacional, es imposible realizar cualquier mejora.

 

Y es imposible porque cualquier cambio que no esté alineado con nuestra estructura mental de pensamiento va a ser rechazado frontalmente o, si se intenta, no llegará a consolidarse.

 

Ser conscientes nos va a permitir flexibilizar nuestro modelo mental y comprender que es muy positivo ampliar nuestro repertorio de acción o competencias. En este caso, de trabajo en equipo.

 

Yo propongo, por ejemplo, llevar la consciencia de trabajo en equipo de arriba hacia abajo, de lo global a lo concreto.

 

Es decir, ir de la consciencia organizacional a la consciencia de tarea.

 

Para ello, en primer lugar es necesario darse cuenta que trabajamos en una empresa que tiene un "para qué" (o debería tenerlo), muy relacionado con su misión.

 

Claro, esta misión o este "para qué" debe estar alineado o en coherencia con los objetivos estratégicos de la empresa de forma que se pueda comprender fácilmente su verosimilitud.

 

Una vez que yo comprendo que mi trabajo tiene un sentido (que va más allá de ganar dinero para comer y pagar facturas, siendo esto básico), puedo bajar un nivel.

 

En el siguiente nivel me doy cuenta que trabajo en un área y/o departamento de la empresa, con unos objetivos más específicos, pero totalmente engarzados con los objetivos de otras áreas y/o departamentos.

 

Esto me va a permitir, por ejemplo, dar apoyo a un/a compañero/a de otro área en apuros, o preguntar a alguien que espera en recepción, si ya le atienden, o preguntar a otro departamento antes de realizar una acción con impacto en el cliente, por citar solo algunas oportunidades.

 

Ahora puedo bajar al siguiente nivel de consciencia y comprender que formo parte de un equipo con unos objetivos mucho más específicos pero que contribuyen a los objetivos de nivel superior, y totalmente alineados con la consciencia de empresa o global.

 

Esto me va a hacer, por ejemplo, que parezca natural contestar el teléfono que suena en la mesa de al lado cuando mi compañero/a no está en ese momento, o intercambiar información con otros equipos para mejorar la eficiencia de tareas, o atender con mayor empatía a un cliente que se queja por el motivo que sea.

 

Y, finalmente, esta comprensión me permite ser consciente de que mi tarea específica contribuye al logro de los objetivos del equipo, de forma que lo que hago influye en el trabajo de mi compañero/a, en el resultado del departamento y en los resultados de la empresa.

 

Esto me va a facilitar la concentración en hacer lo que hago, incluso entrar en lo que llamamos "flow".

 

Es decir, llegar a fundirme con mi tarea porque tengo las competencias adecuadas y estoy totalmente identificado con ella al comprender que soy un eslabón fundamental en la cadena corporativa (si no, ¿por qué o para qué tendría que pagarme la empresa?)

 

No sé si me he explicado bien (por supuesto deben estar satisfechas las necesidades básicas de seguridad, higiene y salario).

 

Además, para llegar a este punto es necesario el despliegue sostenido de competencias de comunicación estratégica por parte del equipo directivo, mandos intermedios y responsables de proyectos.

 

Este enfoque enriquece las famosas 5 C's del trabajo en equipo: complementariedad, comunicación, coordinación, confianza y compromiso, añadiendo dos más (consciencia y comprensión) que ayudará a gestionar mejor la octava "C", el conflicto, que surge de toda convivencia.

 

¿Y tu empresa, es consciente de estas oportunidades diarias para practicar el trabajo en equipo en beneficio de toda la organización?

 

*Si te interesa este tema puedes leer más información aquí

**o enviarme un mensaje a través de www.juanpedrosanchez.com

 

Autor imagen: Viktor Hanacek, vía imágenesgratis.eu

 

 

 

Sigue, descubre, conoce, contacta con Juan Pedro 

Suscríbete al blog 

si no quieres perderte

ningún post, video o podcast consigue gratis 

el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.

Juan Pedro Sánchez es Miembro de

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.​

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable" con +100 páginas.​

Marca Personal creada por