Felicidad en la empresa, ¿qué es realmente?

* indicates required

También en tu Red Social

En Kindle y Papel

Activa tu inteligencia emocional

y relanzarte ​con La Palanca del Éxito S.L

Suscríbete al blog

y consigue gratuitamente el ebook 

En realidad, la felicidad en la empresa es un proyecto integral de desarrollo de la consciencia (financiera, física, mental, emocional, ética y social).

 

No es una sala de recreo, ni un programa de conciliación, ni una política salarial justa, ni la posibilidad de flexibilidad temporal y espacial, ni un curso de gestión del estrés, ni talleres de inteligencia emocional, ni siquiera un curso de neurofelicidad (tan de moda últimamente que parece que tenemos una "neura" con lo "neuro" -smile-).

 

Y es un proyecto integral porque una empresa es un sistema abierto (Bertalanffy, 1928) y complejo, que debe intervenirse en todas sus partes.

 

Todo abordaje parcial, limitado o excluyente estará abocado al fracaso y a la pérdida de tiempo y dinero. 

 

Un proyecto integral de este calibre en la empresa necesita ser y estar liderado por un equipo de profesionales con una consciencia y visión ya ampliada, integrada, holística, con conocimientos de psicología organizacional, neurociencia, medicina, ergonomía, economía, nutrición, prevención de riesgos, ética, tecnología, marketing y negocio (y alguno más quizá).

 

Es decir, el proyecto de felicidad en la empresa (o de desarrollo de la consciencia), eficaz de verdad, es el que abarca todas las partes que componen el sistema organizacional, amparado, acogido y apoyado también por todas las partes.

 

Estas partes del todo, son:

 

  • Máximo ejecutivo/a
  • Equipo directivo
  • Mandos intermedios
  • Equipos
  • Trabajadores/as
  • Clientes
  • Proveedores
  • Accionistas
  • Sociedad
  • Administración

 

En el momento en que alguna parte quede excluida, o no contribuya al buen funcionamiento del sistema, o se perjudiquen unas a otras, el proyecto tenderá al desequilibrio, y el caos hará su aparición más pronto que tarde haciendo inviable sus sotenibilidad.

 

La homeóstasis (dinámica) es condición sine qua non para el funcionamiento saludable y sostenible de cualquier sistema.

 

El ser humano es un sistema en sí mismo que forma parte, a su vez, de otros sistemas (como una empresa, p.ej.). Y así sucesivamente hasta el supra sistema del Universo (o Multiverso).

 

Si sólo intentamos actuar sobre alguna de las partes será como poner un parche, tratar de hacer un "apaño", una "reparación", en definitiva una chapuza.

 

Por ejemplo, facilitar recursos personales a los trabajadores para hacer frente al estrés diario y saber apreciar los buenos momentos es importante, pero no suficiente si no disponen de recursos laborales y sociales, al menos en niveles higiénicos.

 

Al revés ocurre lo mismo. Tratar de procurar bienestar a las personas a través de recursos laborales y sociales (clima, liderazgo, flexibilidad, empleabilidad, etc.) es importante, pero no suficiente si los trabajadores no tienen los recursos personales necesarios para poder interpretar de forma adaptativa las demandas y situaciones que viven de manera espontánea a diario.

 

Lo mismo ocurre si no existen unos mínimos higiénicos de ética, remuneración, reciprocidad, equidad, cooperación, justicia, comunicación, seguridad, ergonomía, recursos materiales, etc.

 

Es decir, la felicidad en la empresa no es un proyecto básico de bienestar, sino un proyecto integral de desarrollo o expansión de la consciencia (p.ej., consciencia de unidad o sistema), en el que todas las personas, TODAS, tienen una misión común:

 

"Llevar a cabo propuestas y comportamientos de valor sin perjudicarse unos a otros".

 

¿Tendría algún sentido querer servir a tu cliente o compañero/a, y obtener resultados positivos, maltratándonos a nosotros mismos o entre nosotros, dañando nuestra salud física, mental, emocional y social?

 

Cualquier persona con un poco de juicio, dirá que NO.

 

Y no tiene sentido porque la práctica diaria demuestra constantemente que no lo tiene, que tarde o temprano se producen pérdidas para todas las partes si se actúa con intención egoísta (inconsciente).

 

Por eso, abordar (con éxito) un proyecto auténtico de felicidad integral en la empresa es un proceso que dura varios años.

 

Puede que parezca demasiado tiempo, pero si no empezamos ya nunca lo lograremos. En realidad, "demasiado tiempo" es seguir quejándose y echando la culpa a los demás de problemas y sufrimientos.

 

Así, seguiremos quejándonos de nuestra mala suerte.

 

La empresa se quejará del cliente, del proveedor, de la administración o del trabajador. Éste se quejará a su vez de la empresa, de los compañeros o del cliente. Éste se quejará de la empresa y del trabajador, y así sucesivamente en una espiral negativa sin fin.

 

Sin embargo, parafraseando a Carlos Peraita (Director General de ANEFHOP), la felicidad en la empresa puede parecer algo utópico; sin embargo, trabajar para conseguirlo no. Es una meta a alcanzar y solo se consigue teniéndola presente cada día.

 

Y por supuesto este proyecto es muy rentable desde el principio. No hay que esperar a que acabe, después de 3 ó 5 años, para ver resultados.

 

¿Sigues tú o tu empresa quejándose, o empezáis a trabajar juntos para mejorar? 

 

Sigue, descubre, conoce, contacta con Juan Pedro 

Suscríbete al blog 

si no quieres perderte

ningún post, video o podcast consigue gratis 

el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.

Juan Pedro Sánchez es Miembro de

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.​

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable" con +100 páginas.​

Marca Personal creada por