Si queremos jefes felices, necesitamos CEOs felices

* indicates required

También en tu Red Social

En Kindle y Papel

Activa tu inteligencia emocional

y relanzarte ​con La Palanca del Éxito S.L

Suscríbete al blog

y consigue gratuitamente el ebook 

Y llegamos al último post sobre la cadena de la felicidad en la empresa.

 

Felicidad no solo como finalidad ética deseable, sino como medio para progresar hacia la excelencia profesional y lograr empresas más sostenibles con menos desgaste personal y social.

 

Porque la felicidad en la empresa es un buen negocio. Incluso podíamos decir, parafraseando al gran Facundo Cabral, que:

 

“Si las empresas ansiógenas supieran qué buen negocio es la felicidad, incluirían la felicidad en su estrategia aunque solo fuera por negocio”.

 

Pero no es tan fácil, ya que tenemos evidencia científica que señala que la felicidad no solo es objetiva (p.ej., lo material o lo físico) sino también subjetiva (p.ej., percepción de reto, competencia o reconocimiento).

 

Por eso en psicología organizacional positiva hablamos de bienestar subjetivo para referirnos a la felicidad, aunque tenemos en cuenta también la parte física o hedónica.

 

También es importante saber que no podemos hacer felices a los demás, que NO TENEMOS ESE PODER.

   

Esto nos quita un enorme peso de encima al ser plenamente conscientes que no somos causa directa de la felicidad o infelicidad de los demás.

 

Sin embargo, sí tenemos el poder de proveer o facilitar determinados recursos a nivel individual, grupal y organizacional que aumentan de forma estadísticamente significativa la probabilidad de percibir mayor grado de felicidad, o bienestar subjetivo en el trabajo.

 

Y aquí es donde podemos invertir, facilitando recursos, con la debida planificación, acción, verificación y reajustes necesarios para lograr un entorno laboral más saludable (no solo en bienestar sino también en rentabilidad económica).

 

¿Y por qué digo que necesitamos CEOs felices para tener jefes felices? (y por tanto empleados más satisfechos que satisfarán a los clientes con la excelencia en el servicio, por ejemplo).

 

Porque hoy sabemos que uno de los pilares de la felicidad, o bienestar subjetivo, son las emociones.

 

Y que éstas, a su vez, impulsan a las personas a un tipo de acción, o inacción, dependiendo de su valencia (agradable o desagradable) y su intensidad (cantidad de energía que moviliza).

 

Y como las emociones se contagian de forma automática, queramos o no, en la empresa se produce una ola de emociones colectivas.

 

EMOCIONES COLECTIVAS, COSA MUY SERIA, NOS LO PAREZCA O NO

 

Si las emociones individuales ya resultan poderosas, las emociones colectivas son el arma silenciosa de mayor poder constructivo (o destructivo) que tenemos en nuestras empresas.

 

No hay nada tan poderoso en una empresa como un equipo engaged, con un estado psicológico positivo que ve las dificultades como retos y los problemas como oportunidades.

 

Y no se trata de estar siempre contentos, alegres o divertidos. Eso sería falaz.

 

Se trata de aprender a regular el equilibrio emocional de forma que seamos tan conscientes cuando nos polarizamos hacia la tristeza, la ira, la ansiedad, la desesperanza o la queja, como cuando nos polarizamos hacia la alegría, el entusiasmo, el alborozo o la jovialidad.

 

Porque no nos podemos olvidar que la serenidad, la calma, la gratitud, la confianza, la precaución, o la valentía también son emociones que podemos sentir, sin tanta intensidad como las anteriores, y que nos permiten pensar o analizar con mayor claridad, detalle y creatividad sobre las distintas situaciones que se nos presentan en el día a día.

 

¿Y cómo podemos gestionar todo esto?

 

Te dejo aquí un cuadro resumen con algunas emociones y recomendaciones sobre cómo actuar con ellas.

 

La Palanca del Éxito, SL

 

Es una herramienta que aparece en el libro “La Palanca del Éxito, SL”, y que incluye una guía práctica de gestión emocional en 5 pasos.

 

Un libro que escribí hace 3 años pensando principalmente en los emprendedores, pero creo que sigue de rabiosa actualidad para intra-emprendedores, mandos intermedios y CEOs.

 

Así que (si me permites el "instante comercial"), regálatelo este verano para darte algunos chapuzones en el mundo de las emociones saludables. Lo puedes encontrar en Amazon y en la Editorial Kolima.

 

Pero no lo hagas por mí, hazlo por ti, por tu equipo y por tu empresa, de co-razón.

 

¿Y tu empresa, tiene un CEO saludablemente feliz?

 

Te dejo otros post relacionados por si te los perdiste y te apetece leerlos estas vacaciones:

 

“Si quieres clientes satisfechos necesitas empleados satisfechos”

 

“Si quieres empleados felices necesitas jefes felices”

 

“Cuatro salarios básicos que has de pagar si quieres a tu equipo enamorar”

 

 

Bibliografía

 

Artz, B. M., Goodall, A. H., & Oswald, A. J. (2017). Boss competence and worker well-being. ILR Review, 70(2), 419-450.

 

Easterlin, R. A. (1974). Does economic growth improve the human lot? Some empirical evidence. In Nations and households in economic growth (pp. 89-125). Academic Press.

 

​TAN, Hwee Hoon; FOO, Maw Der; and KWEK, Min Hui. The Effects of Customer Personality Traits on the Display of Positive Emotions. (2004). Academy of Management Journal. 47, (2),

Sigue, descubre, conoce, contacta con Juan Pedro 

Suscríbete al blog 

si no quieres perderte

ningún post, video o podcast consigue gratis 

el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.

Juan Pedro Sánchez es Miembro de

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.​

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable" con +100 páginas.​

Marca Personal creada por