¿Sabes cómo afecta a tu vida tu monólogo interior? 

* indicates required

También en tu Red Social

En Kindle y Papel

Activa tu inteligencia emocional

y relanzarte ​con La Palanca del Éxito S.L

Suscríbete al blog

y consigue gratuitamente el ebook 

Todos tenemos un monólogo interior, que es esa vocecilla que nos habla constantemente en cada situación que elegimos vivir o que la vida nos plantea afrontar.

 

No hablo de “la voz de la conciencia”, ni del “Pepito Grillo”, ni de “el ángel y el demonio” que aparecen en nuestra mente cada vez que queremos o debemos tomar una decisión.

 

Hoy sabemos que esto último es un proceso cognitivo automático, de orden superior, que se produce en la corteza prefrontal anterior del cerebro para permitirnos evaluar las opciones que se presentan ante nosotros.

 

Hablo del discurso mental (la psicología le llama diálogo interno, aunque a mí me suena más a monólogo) que nos contamos a nosotros/as mismos/as en cada situación que nos presenta la vida.

 

Pues bien, este monólogo interior, o auto storytelling (en inglés suena todo más glamuroso, jeje) no es inocuo, ya que está basado en unas ideas raíz, o convicciones no revisadas con las que nos solemos identificar y, por lo tanto, activan emociones.

 

Estas emociones tienen un impacto global en nosotros, ya que no solo modifican nuestro funcionamiento a nivel fisiológico (química interna, sudoración, activación cardiorespiratoria, tensión musculoesquelética, etc.).

 

También producen cambios a nivel cognitivo (acceso a memoria, foco de atención, percepción, nivel de expectativas) y a nivel conductual (velocidad gestos y habla, activando conductas de defensa o ataque, inhibiendo el movimiento -paralización-). 

 

Y aquí encontramos un punto de inflexión crucial para nuestra mejora personal y profesional.

 

No es la situación la que tiene la capacidad de activar emociones y reacciones en nosotros, sino lo que nos contamos (nuestro auto storytelling) acerca de la situación (y no me refiero a situaciones extremas sino cotidianas).

 

Lo que se da, realmente, es lo que llamamos en psicología “generalización de aprendizaje”, que no es ni más ni menos que poner en práctica, de forma inconsciente, una conducta aprendida en una situación diferente a la que se da en este momento (reacción), por tener alguna similitud que sirve de detonante.

 

Esta conducta aprendida puede ser mostrar arrogancia, gritar (como cuando te rebelabas en la adolescencia), sumisión, desaparecer de escena (el ¡¡a tu habitación!! de cuando eras pequeño/a), criticarte o juzgarte (activar un monólogo interior aprendido de terceras personas ), etc. 

 

En realidad, da igual cuando hayamos adquirido o conformado nuestro monólogo interior. 

 

Lo que es crucial es darnos cuenta de si está polarizado hacia un género dramático u otro, y cómo nos afecta eso.

 

Porque no es lo mismo que sea un monólogo cómico, que trágico, tragicómico, farsa o vodevil, por nombrar algunos géneros dramáticos.

 

Ya que el género dramático del que está impregnado nuestro monólogo va a influir dramáticamente (valga la redundancia) en nuestro bienestar, malestar, toma de decisiones, comportamiento, relaciones…

 

Y por lo tanto, nuestro monólogo interior influye en el desarrollo de nuestra vida en la Tierra.

 

¿Qué monólogo interior es mejor? Pues depende.

 

Depende de qué resultados obtienes o de cómo te sientes la mayor parte del día.

 

Si sufres o vives con ansiedad cada cosa que ocurre, o cada paso que das, quizá es demasiado trágico.

 

Si no le das importancia a nada y eso te trae problemas con tus relaciones personales, familiares o laborales, quizá sea demasiado cómico tu monólogo.

 

Y mucho cuidado, porque la importancia de darse cuenta (consciencia) de nuestro monólogo interior no se queda solo a nivel individual. Va mucho más allá.

 

Porque también se dan los monólogos interiores o auto storytelling a nivel grupal o de equipo y a nivel organizacional (cultura de empresa).

 

Es decir, monólogos interiores compartidos por varias personas en un contexto determinado.

 

Con el impacto que ello supone en el clima, las relaciones, los comportamientos y los resultados del equipo y, por extensión, de la empresa.

 

En cualquier caso, la buena noticia es que cada uno de nosotros, como adultos, somos (podemos ser) nuestros propios guionistas del monólogo interior que practicamos a diario.

 

Y si no nos gusta, o nos trae problemas, podemos reescribirlo, aprenderlo, interiorizarlo y cambiarlo. Con todas las consecuencias que derivan de ello en nuestra vida.

 

Si te interesa el asunto, te dejo algunos tips para empezar a hacer cambios:

 

1.- Toma consciencia de cuál es tu actual monólogo interior.

2.- Dedica 30’ al día a escribir en un papel algunos fragmentos (los que más te impacten).

3.- Reescríbelo de forma que lo engarces con tus valores y fortalezas reales.

4.- Practica el nuevo monólogo cada vez que tengas un rato libre (en la cola del supermercado, en la parada del bus, en la sala de espera del dentista, paseando, etc).

6.- Vigila cuando retomes el monólogo obsoleto (lo harás) y sustitúyelo por el nuevo lo antes posible (sin agobios, permítete equivocarte, sin prisas).

 

Para que no se haga extremadamente tedioso, es recomendable abordar el monólogo interior por partes, a pequeños trozos.

 

Por supuesto, todo este trabajo debe ir aderezado de paciencia, auto amabilidad y perseverancia.

 

Apuesto a que lo lograrás. Yo lo estoy consiguiendo, así que ¡a por ello!

 

Y si lo quieres mejorar a nivel de equipo o empresa, como estrategia competitiva, te puedo ayudar. Es mi especialidad. Puedes mirar aquí.

 

¿Ya has detectado el género dramático del que está impregnado tu monólogo interior, y cómo te afecta?

 

Fuente imagen: 123rf.com

 

Referencias

Kaufman, G., & Raphael, L. (1984). Relating to the self: Changing inner dialogue. Psychological Reports, 54(1), 239-250.

 

Rushworth, M. et. Al. (2011) Frontal Cortex and Reward-Guided Learning and Decision-Making. Neuron; 70(6): 1054–1069.

 

Sigue, descubre, conoce, contacta con Juan Pedro 

Suscríbete al blog 

si no quieres perderte

ningún post, video o podcast consigue gratis 

el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.

Juan Pedro Sánchez es Miembro de

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable"

con +100 páginas.​

Suscríbete al blog

si no quieres perderte ningún post, video o podcast y consigue gratis el ebook "Excelencia profesional y organizacional saludable" con +100 páginas.​

Marca Personal creada por