¿Se "automedica" formación tu empresa?

* indicates required

También en tu Red Social

En Kindle y Papel

Activa tu inteligencia emocional

y relanzarte ​con La Palanca del Éxito S.L

Suscríbete al blog

y consigue gratuitamente el ebook 

Juan Pedro Sánchez es una Marca que forma parte de AMCES (asociación española de mentoring) y EMCC (asociación europea de mentoring y coaching). 

A menudo las personas (al menos en España) nos automedicamos ante síntomas de malestar o agotamiento físico y emocional.

 

También somos muy dados a "intercambiar tratamientos" con otras personas porque "a nosotros nos ha ido bien así".

 

De esta forma tomamos dosis de vitaminas en épocas de mucha actividad física o mental, ansiolíticos cuando no dormimos bien, analgésicos ante síntomas de malestar físico, etc.

 

Los más convencidos incluso "piden presupuesto para operarse", tratando de solucionar el problema que tengan.

 

Sin embargo ningún profesional que se precie dará un presupuesto, medicamento, tratamiento o cirugía a ningún cliente sin hacer un diagnóstico previo.

 

¿Por qué entonces lo hacemos una y otra vez en el ámbito laboral?

 

Quizá porque, aparentemente, no está en riesgo la salud del cliente.

 

Pero no es así realmente, ya que el bienestar psicosocial derivado de la intervención formativa es salud y tiene un impacto en el comportamiento y los resultados.

 

Es muy común que una empresa llame a un profesional y pida presupuesto para realizar una formación (en liderazgo, trabajo en equipo, ventas, creatividad, etc.).

 

Y también es muy común que el profesional envíe estructura o guión del curso junto al presupuesto, sin hacer un diagnóstico previo.

 

¿Por qué?, ¿para conseguir "una venta"? ¿por que "es la costumbre" o "lo normal"?

 

No tenemos en cuenta las posibles consecuencias de un tratamiento formativo sin diagnóstico:

  

  • Ineficacia (con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero).
  • Desprestigio del sector (el cliente cree que la formación no sirve para nada).
  • Efectos secundarios (frustración tratando de llevar algo al día a día que la empresa no está dispuesta a cambiar o no necesita).
  • Iatrogenia (daño derivado de la intervención: desmotivación, desconfianza, escepticismo).
  • Indefensión aprendida (el equipo y la empresa termina creyendo que no hay nada que hacer).
  • etc.

 

Y es que la formación, desde mi punto de vista, no es algo que se deba hacer "para cumplir", "para salir en la foto" o "por aprovechar la bonificación", sino con un objetivo específico.

 

El objetivo debe ser conseguir una mejora en lo que ya se hace bien, incorporar nuevos conocimientos para abordar otros retos o solucionar un problema existente.

 

Para ello es necesario realizar un screening inicial (cualitativo y cuantitativo), que nos facilite un diagnóstico correcto del área (o áreas) de mejora a intervenir.

 

Porque a menudo un síntoma de deficiencia en ventas puede tener la causa en la comunicación interna, el trabajo en equipo o el liderazgo, y por tanto no se va a solucionar (solo) con un curso de ventas.

 

No sé si me explico.

 

O quizá un síntoma de excesiva rotación / fuga de talento puede tener causas en la selección de capital humano, la calidad directiva, la coherencia entre valores y conductas..., y por tanto no se soluciona (solo) con incentivos económicos, por ejemplo.

 

Y así un sin fin de síntomas en el día a día laboral.

 

Además de un diagnóstico (evaluación previa) y una intervención profesional (cirugía de campo), es muy importante realizar un seguimiento (postoperatorio y rehabilitación) para una correcta recuperación total (transferencia de nuevos hábitos al día a día).

 

Porque si al día siguiente de la formación todo el mundo sigue haciendo lo mismo de siempre, ¿adivinas qué efecto tendrá?

 

Efectivamente, ninguno. Todo seguirá igual y la gente confirmará sus teorías: "la formación no sirve para nada, es una pérdida de tiempo y dinero".

 

¿Y tu empresa, también se "automedica" formación?

*Si te ha gustado el post te animo a compartirlo en tus redes sociales.

 

*Y si quieres recibir todos los contenidos suscríbete al blog haciendo click aquí y consigue un ebook gratis.